16 dic. 2014

RAWNIE CON CREMA DE ANACARDOS Y COCO A LA NARANJA

Esta entrada va de comida... de comida sana... y vegana... bueno, crudivegana en realidad.

Es otra de mis grandes pasiones, alimentarme bien... y sin hacer daño a ningún ser vivo mucho mejor.

Mi relación con la comida ha sido hasta el momento de introducirme en el veganismo, cuanto menos, complicada... Pero dentro de muy pocos días va a cumplirse un año de mi decisión de dejar de comer animales y los alimentos que de ellos se derivan... Muchas de las personas que tengo a mi alrededor me preguntan el porqué de mi decisón... No se trata de que no me gusten (a nivel de sabor) esos alimentos... pero ha habido algo que ha hecho un click en mi interior y que no me permite seguir comiendo animales, ni explotarlos para alimentarme. Se trata de un tema moral... de empatía... de respeto a la VIDA.

Este cambio de alimentación me ha hecho descubrir sabores, texturas y maneras de cocinar que no conocía. 

Hoy participaba en un concurso de recetas en mi delegación de Thermomix... era un concurso de recetas de cocina convencional pero yo me he lanzado con un Brownie crudivegano con crema de anacardos y coco a la naranja... wooow! estaba delicioso y he sorprendido a todos los asistentes! 

Después he llevado un trocito a la escuela de mis hijas, a la hora de ir a buscarlas y puedo decir que también ha pasado la prueba de los campañeros de Z (y de algunas de sus mamás!)

Estoy muy contenta del resultado y por eso quiero compartir la receta con vosotros!


INGREDIENTES

PARA EL RAWNIE:

- 1 y 1/2 tazas de nueces peladas
- 1 taza de anacardos crudos
- 1/2 taza de cacao crudo en polvo
- 2 tazas de dátiles deshuesados remojados durante 1 hora
- 1 chorrito de zumo de naranja recién exprimido

PARA LA CREMA DE ANACARDOS

- 1 taza de anacardos crudos remojados durante almenos 2 horas
- 1/2 taza de leche de coco
- 1 cucharadas de sirope de ágave
- 1 chorrito de zumo de naranja recién exprimido
- un poco de ralladura de naranja (sin la parte blanca) para decorar

El procedimiento es muy senzillo. Yo lo he hecho con mi Thermomix, que siempre facilita y simplifica el trabajo, pero podéis hacerlo con una trituradora convencional.

Se trituran una taza de anacardos junto a una de nueces el máximo que podamos. Cuando veamos que empiezan a soltar sus aceites añadimos el cacao y el zumo de naranja hasta conseguir una pasta homogénea y sin trozos.

Por otro lado se trituran los dátiles deshuesados hasta conseguir una pasta y se unen las dos masas hasta que queden integradas.

Partimos la media taza de nueces restantes en trocitos pequeños y los añadimos a la masa.

Buscamos un molde (el mío era redondo y de unos 24 cm de diámetro) lo forramos con papel antiadherente y vamos aplastando la masa hasta que nos quede bien prensada y ocupando todo el molde.

Para le crema de anacardos trituramos los anacardos hidratados (almenos 2 horas) hasta que quede una crema fina. Añadimos el zumo de naranja, el sirope de ágave y seguimos triturando. Vamos añadiendo poco a poco leche de coco hasta conseguir una consistencia que nos guste.


Para montar el Brownie lo presentamos sobre un soporte que nos guste, disponemos la crema de anacardos por encima (yo lo hice a lo bruto... a lo raw... jaja pero podríamos montarla en una manga pastelera y decorar como se nos ocurra) y espolvoreamos con un poco de cacao crudo y un poco de ralladura de naranja.

Os atrevéis a probar??

 

6 dic. 2014

LA INSPIRACIÓN

Much@s me preguntáis por mis fuentes de inspiración... 

Pues a mi, como supongo que a muchos, me inspira el mundo que me rodea... mis amigos, mi familia, las calles por las que camino... 

El secreto está en tener los ojos bien abiertos. 

Hacer cosas nuevas: cambiar la ruta por la que vamos cada día de la parada del tren al trabajo... mirar hacia arriba de vez en cuando (aunque nos perdamos algún billete olvidado en el suelo, jeje)... hablar con la gente que normalmente solamente saludamos...

O bucear en los recuerdos: el primer beso, los ojos de tu hija la primera vez que la viste, las carcajadas de una cena entre amigas...

Esta vez me ha inspirado la mirada cómplice de B... B es una gran amiga de mi hija mayor Z.

Me gusta. La siento como una niña observadora a la que no le gusta llamar la atención y con la que siempre he conectado muy bien... Ayer fue su séptimo cumpleaños y este es mi regalo para ella.

T'estimo B!!

Así que ya sabéis... la inspiración está en vosotros y en todo lo que hacéis. En las pequeñas y las grandes cosas de cada día... solamente hace falta estar atentos y no dejarla escapar!